Ritual Care - Cleansing Balm de Sensilis


Hace un par de meses os hablaba de mi tipo de desmaquillante favorito, el aceite y destacaba los que había ido probando a lo largo de los años. A raíz de esa entrada muchas, a través de los comentarios y por Twitter,  me animasteis a que probara el formato manteca o balsamo.

Unos días después, hablando con mi amiga Lupe le pregunté si existía el formato en Sensilis, marca con la que ella trabaja en su farmacia, y me dijo que me conseguiría una muestra... La muestra fue un bote de tamaño de venta normal, porque ella es así de bonica.

 Después de un mes de uso os voy a contar que me ha parecido.


Se presenta en un envase de plástico con tapa de rosca y al abrirlo por primera vez, aparece sellado. Además incluye una muselina para retirar el producto del rostro y una espátula muy útil para no contaminarlo al utilizarlo.


Está destinado principalmente a pieles secas y sensibles, de modo que limpia en profundidad pero sin resecar. Entre sus ingredientes activos contiene una mezcla de aceites de bambú, con propiedades regeneradoras y reestructurantes, y aguacate, con propiedades hidratantes y emolientes, que suavizan y relajan la piel. Contiene manteca de karité, rica en ácidos grasos esenciales, que además protege la piel y evita la deshidratación. El extracto de manzanilla ayuda a reducir la rojeces de la piel sensible. Por último la mezcla de tres ceras: jojoba, girasol y mimosa ayudan a la extender fácilmente el producto. Además está libre de parabenos. Contiene 75 ml y su precio ronda los 20€, nos os puedo decir exacto porque como comentaba fue un regalo, y además estas cosas de parafarmacia ya sabemos que varían bastante según donde se mire.


Yo lo utilizo como primer paso de la doble limpieza de la siguiente forma: con ayuda de la espátula, cojo una pequeña cantidad (como un guisante) y lo deposito en la palma de la mano, lo froto ligeramente con la otra y de ahí al rostro, que masajeo deshaciendo todo el maquillaje. Humedezco la muselina con agua templada y retiro el bálsamo del rostro. La enjuago y a continuación repito la operación pero con agua fría para cerrar los poros. La piel queda limpia y suave, con sensación de hidratación y cero tirantez. Aunque está indicada para pieles secas, en mi piel normal con la zona T grasa, está funcionando muy bien y no me ha ni engrasado ni provocado granitos. A continuación utilizo mi limpiadora habitual (en estos momentos la de Glicolico de Derma E)


El resultado es una piel limpia, con una sensación de hidratación muy agradable y nada tirante. Al retirarse el producto con la muselina no se nota sensación grasa tras el uso, tan solo como comentaba la piel muy cómoda y relajada.

En fin, que mi primer contacto con los bálsamos desmaquillantes ha sido todo un éxito y estoy segura que a partir de ahora no me dará miedo seguir probando con distintas marcas.

¿habeis probado este tipo de desmaquillante?
¿qué otros me recomendais?

Un beso y gracias por leer y comentar

Puedes seguirme en:

3 comentarios:

  1. Me voy a tener que animar a probar este tipo de desmaquillantes. Aunque no prescindiré de mi limpiadora después, manías que tiene una.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!! No conocía este bálsamo y tiene muy buena pinta. Cuando termine la crema limpiadora de Apivita empezaré a usar bálsamos, aunque me da un poco de "miedo" por mi piel mixta. Me parece genial que lleve la muselina y una espátula. Besicos

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante...lo usas como desmaquillante? Desmaquilla bien los ojos?

    ResponderEliminar

Los comentarios son siempre bienvenidos. Alégrame el día ;)

Por favor, no dejes link a tu blog. Puedo visitarlo a través de tu perfil. Los comentarios con enlaces no serán publicados. Mantengamos nuestros blogs libres de spam :)